20 septiembre, 2019 -

Experiencias de las beneficiarias de los Centros UNESCO-Malala-MINEDUC

©UNESCO Guatemala / Armando Velásquez
©UNESCO Guatemala / Armando Velásquez

Las participantes de los Centros UNESCO-Malala-MINEDUC continúan fortaleciéndose de manera integral a través de su participación activa en los procesos de capacitación ofrecidos en los Centros. Este proceso ha sido posible gracias a la cooperación y el acompañamiento de instituciones aliadas como el Comité Nacional de Alfabetización (CONALFA), el Ministerio de Educación a través de la Dirección General de Educación Extraescolar (DIGEEX), el Instituto Guatemalteco de Educación Radiofónica (IGER) y los Centros educativos Fe y Alegría.

Desde la apertura de los dos Centros UNESCO-Malala-MINEDUC, el proyecto ha contado con la participación de más de 500 niñas y mujeres en ambos municipios. Cada una de estas mujeres se interesó en participar en los Centros por una razón diferente, basado en eso y con la ayuda y orientación de las promotoras educativas, cada una fue inscrita en el programa, nivel y modalidad que mejor respondía a sus necesidades específicas. De esta forma, la oferta educativa de los Centros se adaptó a las necesidades de las participantes, respondiendo a sus motivaciones e intereses particulares. Desde su inicio, el proyecto ha tratado de garantizar que la voz de cada una de las beneficiarias esté presente en las acciones y estrategias que dan vida a los Centros UNESCO-Malala.

En este espíritu, y para continuar involucrando a las mujeres en cada paso del camino, el Sector Educación de la UNESCO en Guatemala llevó a cabo dos talleres participativos para la sistematización de las experiencias de las participantes en agosto de 2019. El objetivo de estos talleres fue abrir un espacio para que las beneficiarias compartieran las experiencias que han tenido al participar en los Centros. Durante los eventos, uno en cada Centro, más de 100 mujeres y niñas compartieron cómo la educación ha transformado sus vidas. Para una de ellas, “salir de casa, despejar la mente [y] aprender muchas cosas” fue un cambio bienvenido en su vida. Mientras que, para otra de las participantes, entender que “las mujeres tenemos los mismos derechos [que] los hombres” cambió la forma en que se relacionaba con el mundo.

La participación en los diversos talleres sobre Nutrición, Educación Sexual Integral y Prevención de la Violencia de Género, así como en los diversos programas de Educación Básica de las instituciones aliadas, ayuda a las mujeres a desarrollar habilidades y conocimientos que pueden poner en práctica y que son de beneficio para su comunidad. A consideración de muchas de las participantes, a través de los Centros, este proyecto ha abierto espacios para la expresión, el aprendizaje y la construcción de comunidades en donde las mujeres de todas las edades pueden unirse para apoyarse mutuamente.

 


 

Ver galería

<- Atrás, a la lista de noticias